12 de enero de 2018


Quito Cables promete una transformación del transporte en Quito, impactando no solo a las personas que utilizan transporte público sino también a las que se movilizan en automóvil. Este proyecto, propuesto por el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito, cambiaría los niveles de congestión y demora en las rutas principales, tanto para el transporte público como para los particulares. Además, proveerá una ruta directa, mediante transporte por cables, que no se vería afectada por el tráfico. Esta propuesta causó incomodidad en algunos sectores de la ciudadanía, quienes crearon grupos de oposición para intentar frenar el proyecto.

“Las 2 Caras” realizó una investigación sobre los pros y contras del proyecto para analizar el impacto del mismo sobre la ciudadanía, relevando las preocupaciones de los distintos grupos ciudadanos y obteniendo respuestas oficiales para cada una de ellas.


• ¿Qué es el transporte por cable?

El transporte por cable es un medio que tiene como fin transportar personas o mercancías. Está construido principalmente en lugares con desniveles o pendientes complicadas y de difícil acceso. Este sistema consta de múltiples cabinas dentro de las cuales se transportan las personas. Estas cabinas están suspendidas por cables de acero, los cuales están sostenidos por columnas o “pilonas” que soportan todo el peso del sistema.

• ¿Qué es Quito Cables?

El proyecto Quito Cables fue diseñado por el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito y salió a la luz en mayo de 2015. La Empresa Pública Metropolitana de Movilidad y Obras Públicas (EPMMOP) inició los procesos precontractuales para comenzar la construcción del proyecto en una primera etapa. Esta etapa constará de una sola línea que cubrirá desde “La Roldós” hasta “La Ofelia”. El estudio preliminar para la implementación de Quito Cables, que en su etapa final constará con tres líneas, estuvieron a cargo de la Secretaría de Movilidad del Municipio. Los estudios complementarios para el detalle de ingeniería de la primera línea (Ofelia- Roldós) fueron realizados por la Escuela Politécnica Nacional.

'La primera línea de este proyecto beneficiará a más de dos mil pasajeros por hora, en especial a los barrios La Ofelia, Ponciano Bajo, San José del Condado, Colinas del Norte, Justicia Social, Rancho Viejo, Caminos de Libertad, Vista Hermosa y Jaime Roldós'. (EPMMOP)

• Primera línea: Ofelia-Roldós

La primera línea tendrá una longitud de 3.7 km y estará constituida por 28 pilonas, 84 cabinas (ampliándose posteriormente a un total de 136) y dispondrá de cuatro estaciones: La Ofelia, La Mariscal, Colinas del Norte y La Roldós. El tiempo aproximado de movilización para el recorrido entero (Ofelia – Roldós) será de 12 minutos y no será necesario que el teleférico se llene para empezar el recorrido.

El sistema funcionará 17 horas diarias, realizando 30 mil viajes cada día.


Las cabinas que se usarán en la primera línea están diseñadas para transportar 10 personas sentadas frente a frente y las mismas no podrán pararse. Estarán instalados unos aditamentos para colocar bicicletas o sillas de ruedas. Asimismo, las personas con discapacidad serán ayudadas al momento de subir y bajar del teleférico. Los usuarios podrán llevar bultos de 10 a 15 kg como máximo. Además las cabinas son herméticamente cerradas con un sistema de climatización permanente, y un sistema de videocámaras y de comunicación para emergencias.

Fuente: Escuela Politécnica Nacional


- Costos

El costo de inversión de la línea uno (Ofelia-Roldós), según el estudio que entregó la Escuela Politécnica Nacional, será de 44 millones de dólares aproximadamente, esto incluye construcción y cinco años de mantenimiento.



- Tiempo

En octubre de 2016, el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito firmaron el contrato de construcción de la primera línea (Ofelia – Roldós). La entrega del proyecto estaba prevista para febrero de 2018. La construcción del mismo estaba a cargo de el Cuerpo de Ingenieros del Ejército y la Escuela Politécnica Nacional fiscalizaría el proyecto. Hasta el momento la obra se paralizó por diversas problemáticas que son motivo de la realización de esta investigación.



• Estudios


La EPMMOP junto con el Municipio de Quito contrató a la Empresa Pública de Administración y Gestión de Servicios y Productos de Proyectos de Investigación de la Escuela Politécnica Nacional, para que realizara los estudios pertinentes.


En una entrevista con "Las 2 Caras", el ingeniero Carlos Baldeón, profesor principal de la Escuela Politécnica Nacional, presidente del Colegio de Ingenieros Mecánicos y actualmente director de estudios del proyecto “Quito Cables”, hizo un análisis profundo de los estudios realizados para la ejecución de dicho proyecto.


Aseguró que “Quito Cables” es el primer proyecto emblemático del país desarrollado con ingeniería nacional. En el mismo participaron en la fase de estudios aproximadamente 40 profesionales de las ramas de ingeniería mecánica, eléctrica, control, suelos, geología, ambiental, arquitectura y sociología. Explica en el siguiente video cuál fue el proceso inicial:


La zona donde se ubica el trazado de la línea Ofelia-Roldós está expuesto a amenazas sísmicas, volcánicas, deslizamientos e inundaciones, debido a su contexto geológico, geomorfológico y climático. A partir de los resultados de este estudio geológico concluyeron que la construcción de la primera línea es viable, siempre y cuando se cumplan las recomendaciones que se estipularon en el informe.


Por otro lado, la Escuela Politécnica Nacional hará un seguimiento al proceso de construcción del proyecto “Quito Cables”. El ingeniero Baldeón aseguró: “Exigiremos que se sigan al pie de la letra los estudios realizados y entregados para la construcción del proyecto”:



• Problemáticas


El inicio de la construcción del proyecto estaba previsto para 2016, sin embargo, aún no ha empezado. "Quito Cables" desató polémica entre las autoridades y algunos grupos ciudadanos, a saber, habitantes de la urbanización “El Condado” y moradores del barrio “San José del Condado” se opusieron a la obra, ya que por dicho sector pasará la primera línea y algunos predios serán expropiados afectando a más de 200 personas. Desde dichos barrios se organizaron grupos de oposición, motivados por cuatro problemáticas principales:


1. Expropiación de múltiples predios en el barrio “San José del Condado”


El grupo de afectados hasta el momento ha solicitado cinco medidas cautelares, las cuales han sido negadas. El Dr. Patricio Molina fue nombrado vocero del barrio San José del Condado y se le asignó un poder legal como procurador general de los afectados por el proyecto Quito Cables. Su predio será expropiado para la construcción del proyecto junto con otras 34 propiedades. Patricio Molina es odontólogo, tiene su consultorio médico en el barrio San José del Condado y ha trabajado en él por más de 25 años.

“No es el valor de la piedra, es el derecho a la dignidad. Hemos trabajado por varios años construyendo un patrimonio. Ninguna autoridad tiene el derecho de quitarnos nuestra propiedad, sin explicarnos el por qué y sin darnos la oportunidad de demostrar que hay otras alternativas”

Dr. Patricio Molina.


El ingeniero Juan Pablo Solórzano, mencionó que en marzo de 2017 fue aprobado el proyecto de ley orgánica para la eficiencia en la contratación pública, que busca facilitar los procesos expropiatorios.

2. Sospecha de peligro provocada por las cabinas suspendidas sobre las edificaciones


El informe estipula que el peligro y las amenazas sísmicas son los puntos más importantes a considerar para el proyecto ya que existen fallas activas en esta área, por lo que se deben tener en cuenta riesgos o amenazas sísmicas, volcánicas, deslizamientos de tierra e inundaciones.

Es así que el ingeniero Lothar Ranft, vocero de los perjudicados por el proyecto “Quito Cables” y vocero oficial de la urbanización “El Condado” y de los barrios del noroccidente, mencionó la preocupación de los moradores por la construcción del proyecto encima de la “Falla de Pomasqui”. A esto, el ingeniero Baldeón respondió que si bien es cierto que todas la edificaciones tienen su riesgo, “Si se construye en base a todos los estudios, el riesgo disminuye”:


Además, el ingeniero Baldeón manifestó que el problema que se podría presentar en caso de sismo o fuertes vientos, es la vibración del cable de la cabina. Sin embargo, el teleférico tiene unos sistemas de amortiguación que regulan la tensión del cable para que éste no oscile y las cabinas no se muevan bruscamente. Aseguró que especialistas en el tema, además de estudios hidráulicos y meteorológicos, previeron este tipo de problemas.


3. Vías y terrenos afectados por la colocación de pilonas


El colegio Andrés Bello, que acoge estudiantes de más de 40 barrios, principalmente de “San José del Condado”, se verá afectado por el proyecto ya que la pilona Nº 5 estará ubicada en una esquina del colegio pasando por encima de las canchas de deporte. El Msc. Luis Heredia, rector del colegio Andrés Bello, en el siguiente video explica donde estará ubicada la pilona y cómo afectará al colegio:

Paredes pintadas en el Colegio Andrés Bello


Dentro de la urbanización “El Condado”, los moradores colocaron una edificación de cemento donde irá una de la pilonas, a la cual denominaron “monumento a la lucha”. Además, las pilonas 12, 13 y 14 serán instaladas en la urbanización “El Condado”, y específicamente una de esas pilonas (la Nº 13) será construida a un costado de la calle D1.

"Monumento a la lucha" en la urbanización "El Condado", donde irá una de las pilonas.
Simulación de la ubicación de la pilona 13.

El ingeniero Carlos Baldeón, ante la incertidumbre de los moradores de la urbanización “El Condado” explica por qué la pilona Nº 13 será ubicada en ese lugar y qué otras alternativas se tenían pensadas:


4. Existencia de alternativas más efectivas y menos costosas para Quito


Los afectados han planteado varias alternativas, entre estas la ampliación de la calle Machala, un bypass en la vía Rumihurco, salida a la autopista Manuel Córdova Galarza, siendo todas ellas opciones más económicas. A esto, el ingeniero Solórzano responde que dichas alternativas no solucionarían el problema de movilidad.


Asimismo, los afectados se preguntan por qué se trazó esta ruta para la línea uno (Ofelia-Roldós) y no se buscó otra alternativa de trazado que no afecte a tantas personas. Bajo esta premisa, el Rector del Colegio Andrés Bello pregunta por qué no se planeó la línea para pasar por el bosque que aloja al Golf Club. Ante esta inquietud, el ingeniero Carlos Baldeón explica por qué esta alternativa no es válida:



Adicionalmente, el ingeniero Solórzano aclaró algunas dudas que ha ocasionado el proyecto “Quito Cables” desde su publicación y agregó: “Los proyectos con cables se han desarrollado en algunos países y constituyen una alternativa en sitios en los cuales la topografía, la configuración vial, quebradas y cruces dificulta la movilidad de las personas”. De esta manera, responde a la interrogante desde el punto de vista de la EPMMOP:



• Preguntas y respuestas oficiales varias

- Pregunta

¿El Municipio de Quito y la EPMMOP han hecho alguna socialización para analizar las necesidades de los barrios beneficiados por el medio de transporte “Quito Cables”?

- Respuesta

El 30 de octubre, el ingeniero Juan Pablo Solórzano participó en una asamblea barrial en La Roldós. En el marco del evento, se habló sobre las afectaciones y problemas de movilidad del sector. Se llegó a la conclusión de que tienen varios problemas para movilizarse por falta de rutas de trasporte público. Solórzano aseguró: “Dada la configuración vial que tiene la zona actualmente, es difícil aumentar la cantidad de rutas de transporte”. Además, agregó que un proyecto de reforma vial no soluciona un problema de movilidad.

Adicionalmente, acotó que en base a estas socializaciones, el Municipio del Distrito Metropolitano de Quito está invirtiendo cerca de 25 millones de dólares en obras adicionales para estos sectores. Por ejemplo, la EPMMOP, ha hecho obras en más de 150 calles de estos barrios, “Es una mejora vial que incluso permitirá que la movilidad interna dentro de estas zonas mejore radicalmente y las personas puedan acceder fácilmente a las nuevas estaciones de transporte”, concluyó Solórzano.


- Pregunta

El pasaje de autobús cuesta $0,25 y recientemente hubo una resistencia grande por parte de la ciudadanía cuando se lo quiso aumentar a $0,28. ¿Cómo comprueban que la gente está dispuesta a pagar $ 0,35 por un pasaje de “Quito Cables”?

- Respuesta

Un estudio preliminar denominado “Estudio de Preferencias Declaradas”, que pronostica cuál es la intención de una persona para utilizar un servicio que no existe, incluyendo tiempo, medio y tarifa, definió que los usuarios potenciales del sistema serían 30 mil por día.


- Pregunta

En cuanto al sistema de seguridad. ¿Qué pasaría en caso de robo, acoso, emergencias médicas, etc.?

- Respuesta

La seguridad es el factor más importante al momento de desarrollar un proyecto de esta magnitud. El siguiente video muestra la preocupación de los afectados y la respuesta por parte del gerente de la EPMMOP en cuanto a la seguridad dentro de las cabinas:


- Pregunta

Las cabinas circularán a una altura de entre 12 y 18 metros. ¿Es suficiente esa altura?

- Respuesta

El ingeniero Baldeón explica cómo serán construidas las pilonas y qué parámetros se utilizaron para la selección de las mismas. Asegura que las cabinas pasarán a una distancia mínima de 4,5 metros de la edificación más alta y la altura desde el suelo será de 30 metros aproximadamente. En el caso de la urbanización “El Condado” el cable pasará a 33 metros de altura y la distancia mínima será de ocho metros.



• ¿Cuál es el estado actual del proyecto?


El proyecto “Quito Cables” se oficializó en octubre de 2016. La obra tenía que ser entregada en un plazo de 16 meses por el Cuerpo de Ingenieros del Ejército, fiscalizados por la Escuela Politécnica Nacional.

En junio de 2017 iniciaron la construcción de los cimientos en las estaciones “La Ofelia” y “Colinas del Norte”. Sin embargo, el proyecto se paralizó por dos situaciones puntuales:

- La polémica -antes mencionada en el informe- que se desató entre las autoridades y algunos grupos ciudadanos.

- El Cuerpo de Ingenieros del Ejército cuestionó el estudio realizado por la Escuela Politécnica Nacional, principalmente en la parte técnica (sistema electromecánico). Después de varias reuniones de aclaración entre las dos entidades, concluyeron que los estudios están correctos. Con este acuerdo, procederán a la contratación del sistema electromecánico, a través de una licitación internacional.

Según datos estimados de la Escuela Politécnica Nacional, el proyecto Quito Cables será entregado en febrero de 2019.



Contacto

Claudia Haro
lasdoscaraspress@gmail.com
LinkedIn

© Claudia Haro - 2018